Vida de Saint Front

Según los cinco relatos de La vida de Saint Front, Frontón vivió en el siglo IV. Lo envió san Pedro, de quien recibió el báculo pastoral si damos crédito al bajorrelieve del frontón de la fachada de la catedral que se conserva en el Museo de Arte y de Arqueología de Périgord. Saint Front vino a evangelizar Périgord y, en particular, la antigua ciudad de Vesunna. Se instaló en una gruta cercana a la ciudad romana para vivir su vida de ermitaño. Considerado como el primer obispo de Périgueux, se le atribuye la resurrección de unos niños que se habían ahogado en el río Garona, en Toulouse, y en el Dronne, en Brantôme. El cuerpo del santo está enterrado cerca de la ermita, protegido por el monasterio de Puy Saint-Front.

Monasterio de Puy Saint-Front

Del monasterio de Puy Saint-Front no queda más que una parte de la iglesia y una parte del claustro romano en el lado sur. Se reconstruyó parcialmente en la época gótica. A pesar del incendio de 1120, que destruyó el establecimiento religioso, la vida monástica se mantiene con la formación de un cabildo de canónigos alrededor del abad, que es también el obispo. Acogen a los peregrinos que vienen a venerar las reliquias del santo. Depositadas en un relicario de piedra esculpido a finales del siglo XI, el conjunto fue saqueado en el siglo XVI. A pesar de que la catedral esté muy marcada por el siglo XIX, en 1998 la UNESCO la incluyó en la lista del Patrimonio Mundial de la humanidad bajo el título de Caminos de Santiago. Constituye un paso importante en la vía de Vézelay..

Restauración del siglo XIX

Cuando Paul Abadie interviene en el monumento en 1852, trata de conservar al máximo las elevaciones medievales. Tres años más tarde, preconiza la demolición de la cúpula norte, produciendo un efecto dominó sobre las otras cúpulas dispuestas en cruz griega. El arquitecto diocesano demuele totalmente el edificio. Una vez libre de las imperfecciones que dejaron los maestros de obras de la Edad Media, la catedral ilustra el pensamiento de la restauración del siglo XIX: reconstruir, reinventar, perfeccionar. De hecho, Saint-Front es el modelo que Paul Abadie reproduce en la iglesia del Sagrado Corazón de París. Su sucesor Louis Bruyerre, que propone en 1884 restaurar el campanario manteniendo las construcciones en su sitio, es considerado demasiado conservador por sus colegas.

La sala capitular

A semejanza de otras catedrales, a finales del siglo XIX Saint-Front se libera de las construcciones juxtapuertas. Viollet-le-Duc lo preconiza desde 1842 en un informe para el ministerio de cultos. Al sur del claustro, el refectorio, la cocina y las prisiones abaciales fueron arrasados. Hoy en día constituyen el jardín de Thouin. El palacio episcopal, construido en el ala oeste de la abadía a finales del siglo XVI, fue demolido en la misma época. Estaba flanqueado por una torre de escalera poligonal cuya base todavía destaca en el ángulo suroeste del claustro. Las casas que se apoyaban sobre la fachada del monumento también fueron destruidas. El friso que se reutilizó en el muro sur de la “vieja iglesia” adornaba el pórtico de la catedral. Pasaba por debajo de una de las viviendas.

¡Emoción y afinidad de una perigordina por “su” catedral! Majestad y grandeza.

La catedral de Saint-Front llama la atención por su majestuosidad y sus dimensiones. Se impone por su inmenso campanario que sobresale. El conjunto de sus campaniles y cúpulas la equilibra de maravilla. Se revela desde los muelles y la hacemos nuestra accediendo a pie. Hay que dar preferencia a la entrada por el nártex. Una vez atravesada la puerta de madera, descubrimos la nave en su espaciosidad, debido a la altura de las bóvedas y a la profundidad de los pasillos. El coro atrapa nuestra atención con su magnífica cruz de esmalte. Son notables el viacrucis de Jacques Emile Lafon y las tres arañas.